[header/Sebastian_Enologo_Tecnologia.jpg]

La evolución tecnológica, en los últimos 30 años, ha tenido un ritmo vertiginoso, difícil de seguir. Los conocimientos sobre suelos, climas, fisiología de las plantas, variedades, etc., han permitido hoy poder entender mejor los procesos y adecuarlos, con propiedad, al medio con un total respeto al ambiente y a las condiciones en general.

En México, a falta de institutos de investigación especializados, los productores tratan de cubrir esta laguna manteniéndose al día con los avances tecnológicos a nivel mundial y valorando las bondades de las nuevas técnicas replicándolas y confirmándolas año con año.

Desde hace más de 40 años, L.A. Cetto está experimentando sobre nuevas variedades, nuevos clones, nuevas opciones. Esto ha llevado a tener hoy un patrimonio de 100 variedades de las más diversas procedencias que  ha sido posible gracias a las bondades del clima y a la generosidad de los suelos.

A través de este trabajo silencioso y constante se ha podido "descubrir" la excelencia de un Petite Sirah, de un Nebbiolo, de un Viognier, de un Montepulciano, de un Malbec, de un Sangiovese y con toda seguridad se tendrán gratas sorpresas en un futuro próximo. Ningún progreso es posible sin los factores anteriores.

Entender la naturaleza, estudiarla, aprovecharla y auxiliarla con la aportación derivada de los últimos conocimientos es el objetivo, por que en L.A. Cetto se sabe que el vino se hace en el viñedo.